Las emociones en el TDAH

Las emociones en el TDAH

40

Las emociones son una parte esencial del ser humano, forman parte de nuestro día a día y nos acompañan durante toda nuestra vida. De hecho, recordamos casi todos los episodios de nuestra vida, no sólo los más importantes, asociados a determinadas emociones: “Lo que nos reímos en aquella comida”, “lo serio que estaba tu jefe”, “qué ilusión cuando me llamó” o “qué pena con lo joven que era”. La enfermedad, cualquier enfermedad, supone un acontecimiento en nuestras vidas que cobrará mayor o menor transcendencia en función de múltiples factores (naturaleza de la enfermedad, gravedad, pronóstico,…) y que se acompañará de su lógico e inevitable correlato emocional.

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo cuyos síntomas nucleares son la hiperactividad, la impulsividad y el déficit de atención, pero cuyo impacto en el niño transciende con mucho a estos tres aspectos. El TDAH no es un problema que se limite exclusivamente al ámbito escolar del niño sino que le suele afectar en todos los aspectos de su vida: relaciones personales, relaciones familiares, autoestima, … Entender las emociones del niño diagnosticado de TDAH y las de sus familiares nos puede ayudar a comprender mejor al niño y su entorno y poder ofrecerle, por tanto, una ayuda más efectiva.

Las emociones en el TDAH: antes del diagnóstico

Antes de su diagnóstico, los niños y sus familias suelen encontrarse en una situación compleja y difícil. Los niños posteriormente diagnosticados de TDAH tienen dificultades fundamentalmente por dos grandes grupos de síntomas. Por un lado, la inquietud, el alto nivel de actividad motora y la impulsividad que suelen asociarse a alteraciones de comportamiento. Estos niños son frecuentemente catalogados como maleducados responsabilizando al niño y/o sus familiares de su conducta como algo voluntario y perfectamente evitable. Por otro lado, las dificultades de atención y concentración originan con frecuencia problemas de aprendizaje. Estas dificultades suelen catalogarse como falta de interés y esfuerzo por parte de niño al que suelen calificar como vago responsabilizando de su fracaso escolar tanto a él como a su entorno.

Como consecuencia de esta situación, las tormentas emocionales en el niño y en sus familiares están a la orden del día. Tristeza, enfado, rabia, decepción, frustración, preocupación, incertidumbre, etc… Son algunos de los sentimientos que acompañan a los padres en esta etapa. Los niños, probablemente, podrían suscribir todos estos sentimientos pero con un aspecto añadido fundamental: la vivencia personal de la situación. Los sentimientos de fracaso, la preocupación, los sentimientos de culpa, la sensación de aislamiento y el cuestionamiento de la autoestima son frecuentes en ellos.

Las emociones en el TDAH: después del diagnóstico

Una vez obtenido el diagnóstico, la situación cambia de manera sustancial y con ella las emociones asociadas. La confirmación del diagnóstico pone fin a la incertidumbre, ayuda a comprender muchas de las dificultades vividas y abre el paso a diferentes opciones terapéuticas por lo que aparece con frecuencia un sentimiento de alivio. No obstante, cuando una puerta se abre, nuevas preguntas, dudas, temores e incertidumbres suelen asaltar tanto a los padres como a los niños. ¿Tengo una enfermedad mental? Este trastorno, ¿puede desembocar en una enfermedad mental grave? ¿Estoy loco? ¿Tiene cura? ¿Tiene que tomar tratamiento? ¿Para toda la vida? ¿Podrá estudiar? ¿Qué efectos tienen las pastillas a largo plazo?

La comunicación del diagnóstico por parte del médico a los padres y al niño (sí, al niño) es un momento muy, muy importante. Junto al mejor diagnóstico basado en la mayor evidencia científica disponible, el médico debe desplegar todas sus habilidades de comunicación para transmitir un mensaje seguro y claro que transmita confianza y seguridad al niño y sus padres evitando trivializar preocupaciones pero desterrando mitos, prejuicios y temores infundados. El médico debe disponer no sólo de toda la información pertinente sino del tiempo necesario para transmitírsela al niño y sus padres procurando crear un clima de confianza y seguridad esenciales para entender el trastorno (síntomas, implicaciones, trascendencia,…) pero también las posibilidades y alcance del tratamiento lo que, sin duda, facilitará la adherencia al mismo.

Las emociones en el TDAH: el tratamiento farmacológico

Con mucha frecuencia, el tratamiento farmacológico forma parte fundamental del abordaje terapéutico integral que deben recibir estos niños. En este caso, las preocupaciones de los padres y también de muchos niños, arrastrarán de nuevo muchas emociones. Existen muchas dudas y temores respecto al tratamiento farmacológico que nacen del desconocimiento, los prejuicios y las opiniones (disfrazadas de información científica) que siembran la duda, el temor y la inseguridad. ¿Cómo afectará el tratamiento a mi hijo? ¿Le creará una adicción? ¿Podrá dejarlo más adelante? “Me han dicho que con el tratamiento tiene más riesgo de hacerse adicto a otras drogas”. Como en el apartado anterior, el médico debe crear un clima de seguridad y confianza aportando toda la información y las evidencias sobre los beneficios del tratamiento despejando dudas, temores, informaciones erróneas y prejuicios.

Aunque algunas de estas preguntas nacen de la falta de información o los prejuicios, otras tienen que ver con la experiencia directa vivida por los niños y sus padres. En ocasiones, algunos niños experimentan con el tratamiento farmacológico una merma en su expresividad emocional. Los padres les observan “más serios”, “con menos chispa”, “menos espontáneos”. “Parece como menos alegre, no parece él”. Si los padres observan este efecto, no es menos percibido por el niño que suele manifestar su oposición a seguir tomándolo por no sentirse “él mismo”. Este efecto (transitorio mientras se tome el tratamiento) aparece en ocasiones con alguno de los fármacos utilizados en el tratamiento del TDAH aunque parece ser menos frecuente con otros de los fármacos habitualmente utilizados. Como en los supuestos anteriores, el médico deberá informar al niño y sus padres de las opciones terapéuticas y del mejor cociente entre los beneficios y efectos secundarios del tratamiento.

 

En resumen, un abordaje integral del TDAH debe incluir la atención a las emociones del niño y de sus familiares en todos los aspectos reseñados.

Post de Rafael Burgos en TDAH y Tú
Conocer el TDAH Consejos Profesionales en TDAH

12 comentarios

  1. Un usuario dice:

    He elegido este medio para conocer un poco sobre el TDAH. Mi hijo ha sufrido desde el jardín de infancia este trastorno y aunque aún no ha sido diagnosticado, tiene síntomas de sufrirlo. Y hemos sufrido la familia entera y més el por ser demasiado activo y desconcentrado en sus tareas escolares y aun mas la discriminación de profesores, que lo ven de una forma despectiva. Gracias por este espacio es muy útil.

    11
  2. Un usuario dice:

    Buenas noches,
    Esta tarde me han confirmado que mi hijo tiene TDAH y que yo posiblemente lo tenga también.
    Lo tenia bastante claro y ahora al menos puedo ayudarlo y ayudarme a mi.
    El tema de la medicación es lo que mas difícil se hace de entender pero en lo que he leído de vuestros comentarios lo vamos a probar.
    Yo tengo 52 años y siempre he creído que era mi carácter. También he comprobado que he hecho sin darme cuenta todo aquello a lo que hacéis referencia para mejorar.
    En mi caso, mi pareja ha cargado las culpas contra mí. Cuando he sido yo la que ha buscado la ayuda profesional y esta reacción me duele profundamente. Cuando también tiene que ver el stress a veces de un padre exigente y controlador y con momentos de rudeza verbal que hacen mucho daño.

    20
  3. Un usuario dice:

    Con 11 años el pediatra le hizo un 1er diagnóstico de TDAH. Pero su profesora me dijo q mi hijo sólo era un niño sinvergüenza y que no continuase llevándolo al especialista. A día de hoy, mi hijo va a cumplir 16 años y muchos de los síntomas siguen presentes. Estoy arrepentida de no haber seguido con el especialista. Sólo espero q no sea tarde para q reciba un buen diagnóstico.

    3
  4. Un usuario dice:

    a mi hijo le han diagnosticado tdah hace muy pocfo aunque yhace tiempo q lo sospechabamos y estaba pendiente de valoracion la cual ya se realizo he leido q puede ser q sea hereditario pues la duda es q hace un año volvi a estudiar soy muy activa però m saturo m cuesta prestar atencion y estoy pensando q yo tambien pueda tenerlo

    4
  5. Un usuario dice:

    Hola, me gustaría compartir con vosotros un poema que ha escrito mi hija de 12 años, está escrito en gallego, pero yo creo que es fácil de entender y que expresa muy lo que siente. Evidentemente para mi ha sido muy emotivo, espero que para vosotros también:
    A MIÑA BOLA

    Eu teño unha gran bola,
    no meu branco peito,
    eu teño unha gran bola,
    no meu corazón desfeito.

    Unha bola que me molesta,
    unha bola que me impide,
    unha bola que chora por todo,
    unha bola que me enfada.

    Eu teño un pequeno xigante,
    dentro do meu corazón,
    un pequeno xigante, que manipula o meu corpo,
    e fai que perda a razón.

    Fai que eu faga cousas malas,
    das que logo me arrepinto,
    que o meu corazón vólvase negro,
    e choro, e choro e me afogo.

    O meu acto está mal,
    pero o volvo a repetir,
    pois moi desesperada estou,
    e me volvo arrepentir.

    Esta é a miña historia,
    que vos conto con moito respeto,
    e espero que me escoitedes,
    pois ninguén é perfecto.

    Ti que pegas, ti que contestas,
    ti que escusas e ti que,
    ti que algo, que algo malo,
    que eres a árbore perdida no bosque.

    Eu son a árbore,
    chea de pequeñas formigas,
    correteando polo meu gordo tronco,
    facéndome cosquillas.

    Adeus, adeus fomiguiñas, (hormiguitas)
    que me deixades soa,
    moi triste e moi rara,
    cunha folla(hoja) na miña pola.(rama)

    Axudádeme, axudádeme,
    a que volvan as miñas follas,
    a estar acompañada de novo,
    a non estar soa.

    Eu son ese río,
    no extenso deserto,
    eu son ese calvo,
    cun so pelo.

    8
  6. Un usuario dice:

    Gracias por permitirme ser parte de esa página mi niña tiene TDAH diagnosticada hace varios años sin embargo aún sigo sufriendo los diferentes cambios que tiene y las reacciones agresivas que tiene pero espero que ustedes puedan ayudarme

    2
  7. Un usuario dice:

    Hola tengo mi hijo de 11 años que le deanosticaron este síndrome del tdah,y el médico le mando medicación,y mi pregunta es tiene que estar tomando siempre estos medicamentos

    5
  8. Un usuario dice:

    Hola buenas noches. soy madre de dos niñas gemelas diagnosticadas de tdha combinado y conducta oposicionista desafiante y a mi también me lo han diagnosticado hace un mes. en lo referente a mi yo nunca he tenido problemas en los estudios pero mi carácter además de mi impulsividad y nerviosismo siempre han sido demasiado fuertes. he dicho y he hecho las cosas siempre a base de impulsos. yo primero hago y digo lo que sea y luego pienso lo que he hecho. ahora entiendo porqué me han pasado muchas cosas y porqué siempre era la más criticada del grupo que estuviera por mi comportamiento espontaneo. en fin que mi casa es una bomba. pero está noche me voy a acostar contenta de haber encontrado esta página porque se que nos va a ser de gran ayuda. y bueno también decir algo a favor del tdah por lo menos somos personas que vamos de frente y por nuestra impulsibodad no nos da tiempo a reaccionar con tiempo para tener maldad. un saludo a todos los padres

    5
  9. Un usuario dice:

    Soy una de esas personas que tiene TDAH, es muy dificil que muchas personas te comprendan como eres.
    Como ejemplo; algunas veces me molestaban porque no sabia defenderme o vocalizar y eso era lo divertido para ellos...
    gracias a mis padres y algunas personas que me ayudaron, he mejorado mucho tanto spsicologicamente y moralmente.
    Para mi opinion... TENER TDAH ES UNA BENDICION!

    2
  10. Un usuario dice:

    Es verdad lo que dice ahí, casi todas las emociones que dice ahí, me describe a mi misma XD

    1
  11. Un usuario dice:

    Hace unas semanas me he ido de viaje con un chico que habia estado conociendo, las cosas no fueron muy bien en el viaje y despues de volver a casa me puse a analizar la situación. Siempre he sido una persona muy despistada y aunque en apariencia bastante tranquila mi cerebro no para nunca de pensar. Mis amigos me hablan y yo me pongo a pensar en los planes de mañana o en cosas q me preocupan.
    Terminé este viaje con ataques de pánico y un descontrol emocional horrible, tanto que pensé que estaba loca de la cabeza.
    Siempre he tenido muchos miedos e inseguridades al conocer chicos aunque he tenido una relación de cinco años.
    Analizando la situación me topé de frente con mi padre y su claro déficit de atención. Mi padre es una persona que trabaja genial con las manos, se concentra muchísimo en lo que le gusta y es super creativo y alegre, pero cuando algo no le interesa es como un niño pequeño. Nunca estudió y sus inseguridades al leer y miedos a coger un lapiz es algo q siempre le ha caracterizado. Su impulsividad con las emociones dan miedo y sus gritos cuando se enfada es algo normal en él.
    Odia esperar y se aburre fácilmente, se pone a cantar a dar golpitos en la pared, mueve una pierna, la otra, viene a molestarme, etc.
    En el ambito social actua muy diferente que el resto de la gente, el necesita una cerveza para ser simpatico y sociable y le gusta ser el centro de atención. Básicamente tiene problemas con la bebida y no encuentra un trabajo fijo desde hace mucho tiempo. Aprendí desde pequeña a guardarme las cosas para no dañar a nadie con lo que pensaba y siempre he tenido miedo a mi reacción.
    Explico todo esto para decir que el ambito familiar influye mucho en tu vida. Yo aprendí a ser organizada fuera de casa en mi puesto de trabajo. Mi deficit de atención está ahí, pero yo he estudiado y he salido sola a otro país.
    La experiencia con este chico me hizo ver que mis miedos eran el reflejo de mi padre, es algo q empezaré a trabajar. Mi padre seguirá siendo él y no creo q cambie nunca.
    Cuando una se da cuenta de todo esto se plante en que falla y solo hay q esforzarse en mejorarlo y rodearse de las personas que te quieren. No es nada fácil que las cosas te cueste más que al resto del mundo, pero si algo nos caracteriza es q luchamos y tenemos más fuerza interior que el resto de la gente. Muchos ánimos y saludos a todos.

    1

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.