Quiero ser como los demás

Quiero ser como los demás

131

Este es un relato ficticio que refleja la realidad.

“Hola, me llamo Edu, tengo 15 años y tengo TDAH”. Esta podría ser mi forma de presentación. También podría presentarme de la siguiente manera: “Hola, me llamo Edu, tengo 15 años y tengo un montón de amigos”, o “Hola, me llamo Edu, tengo 15 años y soy el mejor en arreglar cualquier cosa que lleve motor”.

Cuando me diagnosticaron TDAH

Pero mi historia empieza mucho antes. Me diagnosticaron un TDAH cuando tenía 9 años. Ese día, creo que realmente fue un gran día para mi, porque en ese momento para la profesora dejé de ser el niño travieso que se portaba mal porque quería, un “demonio” como me decía que era y pasé a ser un niño con necesidades educativas específicas. Lo crean o no, al principio me sentí muy aliviado, pero claro, desde ese día me empezaron a tratar como si fuera tonto, cosa que aunque no me gustaba, sí que era mejor que ser tratado como si fuera un gamberro de poco más de 1 m. de altura y es que, francamente, no paraba quieto y la “liaba” a menudo en clase. Por decirlo de alguna manera, no me gustaba ser tonto ni gamberro, pero a los tontos se les ayudaba y a los gamberros se les rechazaba. Eso lo aprendí pronto y sin que me lo enseñaran.

A los que lean esto les debo decir que al principio del diagnóstico todo fue bien. De sentarme en la última fila de clase, pasé a la primera, y con ayuda de la medicación, pude empezar a observar que si antes quería portarme bien y no equivocarme en las sumas, ahora, si me daba la gana, sumaba mejor que nadie y empezaba a levantar la mano, a mantenerme quieto en la cola, a dar las gracias y a recibir elogios (uf, los elogios, eso nunca antes me había pasado, que bonito el primer día que la profesora dijo delante de todos: “Enhorabuena Edu, un 8!”). Las notas y la conducta mejoraron porque me esforzaba y quería que mis padres y profesores estuvieran orgullosos de mí.

 

Me di cuenta de que el problema no era el TDAH

También quería ser mejor persona, pero cuando ya llevaba unos cuantos sietes, ochos, nueves y algún diez, en 5º de primaria, lo oí: “¡Edu, saca buenas notas porque toma medicación. Es un yonqui!”, “¡Edu va al psiquiatra, lo sé porque se lo dijo su madre a la mía”. Ese día no pude contener mi rabia, pegué al niño que lo dijo, me puse a llorar y me marché del colegio. Sé que actué mal, pero fue entonces cuando empecé a comprender que el problema no era el TDAH, que el TDAH no me hacía distinto, que eran los demás los que me hacían distinto; que el problema no era ser diferente, que el problema era cuando los otros me recordaban día a día las pequeñas cosas en las que yo era diferente, pero diferente sólo en esas cuatro siglas: T-D-A-H.

Hoy ya tengo 15 años y todavía no soy mayor o, al menos, todavía no lo suficiente para sentirme lo bastante fuerte como para que las opiniones de los demás no me afecten lo más mínimo. Pero lo diré claro: “papás, maestros, compañeros de clase, amigos, a todo el mundo, yo os puedo y quiero ayudar a saber relacionaros mejor con un chico con TDAH”.

A mi profesor:

No quiero de tu clemencia, quiero de tu justicia

En primer lugar, a ti, estimado profesor, te pido que me trates como a cualquier otro chaval, quiero que me felicites y que me regañes, por lo que hago y no por lo que soy; no quiero compasión pero tampoco aceptaré la injusticia; cuando a ti, profesor, te recuerdo que, por favor, para el examen de alemán necesito más tiempo para terminarlo, porque a mi me cuesta la información escrita, no quiero de tu clemencia, quiero de tu justicia, porque a un adolescente con una lesión en la rodilla tu le permitirías correr los 100 m. en más tiempo. Es lo justo. Tampoco me parece justo que digas cosas como que el TDAH de este niño es un cuento, o cosas del tipo, el TDAH no existe. Yo no sé si existe, pero sé que gracias a alguien que le puso nombre a lo que me pasaba, pude tomar un tratamiento que me ayuda a conseguir mis objetivos junto con mi empeño. No soy médico ni psicólogo clínico, pero tu tampoco, y no me parece correcto desautorizar a estos profesionales como a veces haces, como tampoco me parecería correcto que ellos enseñaran alemán. A mi tu no me ayudas así, tenlo en cuenta.

A mis padres:

Vosotros también tenéis días malos

En segundo lugar, a mis padres, os digo que quiero ser vuestro hijo Edu, no el hijo con TDAH. Eso vale también para cuando tengo un mal día o cuando estoy enfadado y, por tanto, no quiero oír más aquello de: ¿Edu, te has tomado la medicación? Papá, mamá, tete, tata, a todos vosotros, os lo diré claro: Os quiero mogollón y, por eso, cuando tenga un día malo, prefiero que digáis lo mismo que dicen los otros padres a sus hijos: “Edu, cariño, hoy estás hecho un adolescente, pero se te pasará”, porque ser adolescente también es guay, y es así como son también mis compañeros de clase y mis amigos, todos somos adolescentes, y como todas las personas, nosotros también con días buenos y días malos, pero no quiero que eso se achaque a la medicación ni al TDAH, porque vosotros también tenéis días malos y yo no lo mezclo con la diabetes de papá ni con el colesterol de mamá”.

A mis amigos:

Quiero ser parte de vuestra vida y que vosotros lo seáis de la mía

En tercer lugar, a mis compis de clase y, en especial, a mis amigos, deciros que quiero ser uno más de vosotros, no quiero oír más el típico comentario de a ti te lo ponen más fácil porque eres hiperactivo, ¡porque no es cierto!. La hiperactividad que decís, me lo puso muy difícil, y aún a veces me lo pone, también en el cole y ahora en el instituto, primero porque mis profesores no esperaban nada de mí y me los tuve que ganar con esfuerzo, día a día; después, porque en mi casa siempre se preguntaban que hacían mal conmigo para que yo no me portase bien, y eso me hacía sentir culpable. Pero quizá, lo más duro, porque me costaba controlarme, era que molestaba fácilmente a los demás niños, me peleaba en los juegos y vosotros/as me acababais dejando de lado. No soy un chaval perfecto y quiero que me tratéis como eso, como vuestro perfecto amigo imperfecto, el que siempre se mancha cuando come una hamburguesa triple con mayonesa, al que se le da una colleja de buen rollo cuando la caga, como yo hago con vosotros, pero también me gusta un abrazo cuando marco un gol de chilena, porque en eso también soy diferente a vosotros y eso siempre lo habéis llevado bien. Quiero ser parte de vuestra vida y que vosotros lo seáis de la mía.

Para acabar os diré que un día alguien me contó que en la vida lo peor que te puede pasar no es estar solo, sino sentirte solo aunque no lo estés; a veces tratar diferente a alguien por cualquier problema, defecto, rareza o dificultad, acaba haciéndote sentir así. Está en manos de todos nosotros evitar estas cosas, fijándonos más en lo que nos une que en lo que nos diferencia, sabiendo ver en la diferencia del otro, el valor, la riqueza y la grandeza de ser distintos, pudiendo aprender de ella, haciéndonos a todos mejores personas, pero para eso debemos librarnos de prejuicios y ver al otro como si se tratase de nosotros mismos.

“Hola, me llamo Edu, tengo 15 años y hoy he decido dar un nuevo sentido a las siglas TDAH que hasta ahora me han acompañado. Sí, yo soy un chico T-D-A-H: T=Tenaz; D=Diligente; A=Asertivo; H=Humano. Ese soy yo, por si todavía no os habíais dado cuenta.”

Post de Joaquim Puntí Vidal - Psicólogo Clínico
CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest2Email this to someoneShare on Tumblr0
Conocer el TDAH Consejos Manejo del TDAH Profesionales en TDAH TDAH a lo largo de la vida

33 comentarios

  1. Un usuario dice:

    Solo agradecerte el relato. Porque qué fácil es opinar siempre desde el desconocimiento. Sin duda chapó por saber expresar y sobre todo transmitir bien tus sentimientos. Esto es la vida real, un niño mas, con los mismos derechos y las mismas ganas de vivir. Yo como madre de un niño tenaz diligente asertivo... No dejo de aprender con vuestros relatos.
    Mil gracias. Soy una madre más que adora a sus hijos. Suerte y a vivir intensamente la adolescencia. Isabel.

    14
  2. Un usuario dice:

    Totalmente de acuerdo con todo lo que has escrito, mi hijo también es TDAH. Hemos ido aprendiendo a tratarle, se que ha habido cosas que hemos hecho mal con vosotros, lo mismo que tus padres contigo,pero que sepais que sois los mejores y que estamos super encantados de teneros como hijos. Se que lo habeis pasado mal y habeis sufrido muchas injusticias, pero os queremos. Un saludo.

    10
  3. Un usuario dice:

    Edu te aplaudo. Yo en el trbj soy la diferente, tengo 42 años medicada y me suelen decir; a ti la medicación no te cambia, tienes que pedir que te la aumenten. En fin que me da un poco igual pero me entristece porque mi hija de 6 años tendrá que pasar por tu edad y por la mía y la vida no es fácil. Hay que hacer llegar a esta sociedad que somos normales, como bien dices como asocien que tenga diabetes o colesterol. . Un besazo Edu

    10
  4. Un usuario dice:

    Hola... muchísimas gracias por permitirnos escucharte, tal como eres. Pero una cosa....y si eres TDA y no eres hiperactivo y por lo tanto no hay medicación que pueda ayudarte, te comprenderán igual? O como podrías explicarlo?....Podría ser algo asi como... Aceptame siempre tal y como soy? Gracias otra vez....abrazos inmensos para todos!!!!

    6
  5. Un usuario dice:

    Lo mismo digo.

    Yo de pequeño me pasaba prácticamente lo mismo; no paraba quieto ningún momento, me esforzaba en los estudios, pero ahora con 18 años, me doy cuenta de que he evolucionado muchísimo... mucho más de lo que mis padres, amig@s y médicos pensaban.

    Yo tenía un futuro un poco negro, ya que era problemático, pegaba a la gente, no valoraba los estudios... Pero con tesón, y esfuerzo por parte mía, de mis padres y amig@s; bueno, amig@s... mejor no:... amigo/a solamente. Saludos cordiales!

    7
  6. Un usuario dice:

    Hola edu soy madre de una adolescente de tu misma edad,y entiendo perfectamente tus palabras porque ella a veces se siente asi. A ella la diasnosticaron tda y a veces le cuesta entender porque que la gente sobre todos sus compañeros pueden ser tan crueles con determinamos comentarios.
    Yo lo paso fatal y muchas veces me pregunto si estare realmente ayudandola, mas que perjudicandola administrandole la medicacion que la mandaron, porque desde que la toma, junto con las medidas del colegio de apoyo parece que realmente le he puesto un cartel en la espalda, aunque realmente eso no es lo que verdaderamente me importa. Pero a ella la hace sentirse a veces muy deprimida. Creo que sois especiales, si, especialmente sensibles, cariñosos, amigos leales y un sin fin de cosas mas. Por todo ello, seguir siendo vosotros mismos.

    6
  7. Un usuario dice:

    Hola, mi niño tiene 8 años y tambien tiene TDAH, lo ha pasado muy mal porque tambien ha sufrido maltrato escolar, por ser movido y más inteligente que sus compañeros. Al final lo cambiamos de colegio, el ahora tambien se medica. Esta mas tranquilo y se le ve más feliz, pero algunos compañeros empiezan a molestarle. Espero que todo se solucione porque sois unas personas maravillosas con más corazón y conocimiento, los niños con TDAH son los mejores hijos que se puede tener. Yo me siento muy orgullosa de mi niño y no lo cambiaria por ningun otro niño sin el TDAH. Sigue luchando, eres un ejemplo para muchos como mi niño, sois diferentes por que sois todo amor!!!

    6
  8. Un usuario dice:

    Buenas tardes, me llamo David, tengo 19 años y me diagnosticaron tdah alrededor de los 7 años por lo que ya llevo unos cuantos medicado. Personalmente considero que esto es un problema grave, ya que a mi me ha limitado seriamente en el tema de los estudios. Siendo mas pequeño seguía el tratamiento sin más, sin buscar explicaciones, ni ver el lado negativo, ya que sin tomar medicacion, mi actitud en general era bastante mala, y tomando 'la pastilla' me transformaba en el niño modelo de la clase, pero ahora, con unos años mas, me hice consciente de la realidad de este tratamiento, y , siendo sincero y conociendo la otra cara de los efectos, daría cualquier cosa por ser capaz de dejar de tomarla, pero, dependo completamente de ella para cualquier actividad que me requiera estar concentrado en algo un mínimo de tiempo, siempre que me es posible no la tomo, porque no me siento cómodo bajo los efectos, por así decirlo, no me siento yo mismo, pero, en cambio, me es necesario. Creo que has explicado bastante bien la realidad de las personas diagnosticadas, sin embargo, creo que cada persona es un mundo, y se puede vivir esto de muchas maneras diferentes. Un saludo.

    9
  9. Un usuario dice:

    Edu, tu relato es fantástico, soy profesora y creo que poco a poco hay muchos en mi profesión que van entendiendo y colaborando en este tema. Espero que vayan aprendiendo y confiando más, porque todavía hay mucho camino por recorrer. un abrazo.

    8
  10. Un usuario dice:

    Buenas, gracias por el relato, no se puede explicar más claro. Soy TDAH y madre de un adolescente TDAH y es complicado, muy complicado vivir, por la lucha continua contra todo y contra todos...

    7
  11. Un usuario dice:

    Excelente, mi hijo santiago tiene el mismo diagnóstico y compartiré tu relato en la escuela... Para que entiendan todos lo que en realidad pasa con chicos como uds... Doy gracias a Dios por permitirme ser mejor mami a causa del tdah.

    4
  12. Un usuario dice:

    Enhorabuena por tu relato y por tu avance. Todo lo q pides es justo y ojalá algún día se consiga. Yo tengo un hijo de 11 años Tdah con impulsividad.

    5
  13. Un usuario dice:

    Me ha encantado tu relato Edu! La gente que tenemos tdah nos merecemos más y yo creo que algún día se dará a conocer todo el esfuerzo que estamos poniendo tanto nosotros como nuestros padres para salir adelante.

    3
  14. Un usuario dice:

    buenas edu mi nombre es Soraya me gustaría hacerte una pregunta te hubiera gustado que tus padre te hubieran pedido perdón, por decirlo de alguna manera, por no haber actuado en ocasiones comprensivos contigo y pensar que todo lo hacias queriendo? Es q mi hijo me decía: "tu no me entiendes". Gracias.

    0
  15. Un usuario dice:

    Bueno antes que nada deciros a la gente de los comentarios que leais bien, no es un ralato real, edu no existe, al principio del relato dicen que es ficticio, lo digo para que dejeis de hacer preguntas a alguien que no existe jeje
    Yo tengo 20 años y soy un TDAH, y la verdad es que el relato es muy bueno, sabe explicar muy bien como nos sentimos (o al menos como me siento yo, ya que no conozco a otro TDAH), yo en lo personal tengo un coeficiente intelectual alto, y me repatea que me traten como si fuera tonto, yo si algo me interesa mi cerebro funciona mucho mejor que el de alguien normal, no somos descapacitados, solo somos gente con mas dificultad para concentrarnos y mas impulsivos, pero en un mundo donde gente con carrera trabajan de obreros y donde la mayoria de las personas mienten mas que hablan yo me pregunto, tan malo es? a lo mejor no somos mas que un grupo de personas con rasgos indomables y libres.

    En cuanto a la gente que nos trata como retrasados por nuesto sintoma creo que no tengo mucho que decir, el ignorante siempre es el primero en llamar ignorante al de al lado.
    En resumen, el mayor problema del TDAH no es el mismo TDAH, si no como las demas personas nos tratan y aceptan, yo por suerte tengo muchos amigos, no siempre ha sido así, de niño lo pase fatal, me pegaba siempre con los demas niños, y como yo tenia menos picardia siempre acababa castigado, las demas madres hablaban mal de mi, mis profesores me marginaban y no me dejaban entrar a las clases, etc, y todo eso lo siguieron haciendo despues de saber que era TDAH, y sin embargo ahora mis amigos actuales saben como soy, y les da igual, como decia un amigo, tu te despistas con facilidad, yo cambio de opinion enseguida y ella llega siempre tarde, todos tenemos defectos, por eso somos humanos.
    A todos los TDAH del mundo os deseo mucha suerte, por que si la vida es dura, para nosotros mas aun, pero con ganas y gente que nos quiera podemos ser los mejores en lo que queramos.

    6
  16. Un usuario dice:

    Felicitarte porque haa reflejado la realidad de nuestros hijos y de nosotros como padres
    Te animo a seguir dando luz, voz al maltrato q el sistema y nosotros les sometemos con la "creencia" de tener la posesión de la verdad o el conocimiento de lo q ellos necesitan pero sin ellos

    0
  17. Un usuario dice:

    gracias Edu tengo un hijo con tdah y aun me cuesta entenderlo pero he aprendido mucho gracias a personas como tu

    2
  18. Un usuario dice:

    Hola soy may y tengo 20 años y tengo tdah y soy japonesa , me descubrieron que tengo tdah a los 7 años desde ese dia mi vida ha cambiado por completo mis padres no me trataban como lo necesitaba y pensaban que yo era una tonta sobre todo mi abuela m y mi padre no me han entendido nunca y es lo peor que tengo del tdah me pasa lo mismo que a edu pero el problema mio esque no puedo expresar mis sentimientos y me siento rara me digo la que tiene que cambiar somos notross o tienen que cambiar ello no lo se la verdad

    0
  19. Un usuario dice:

    Gracias por compartir tan hermoso relato!. Yo tengo un nieto de 5 años que lo diagnosticaron con TDAH, esto me servirá mucho para mostrarselo a mi hija, quien no entiende lo que pasa su hijito. Gracias, muchas gracias.

    1
  20. Un usuario dice:

    Gracias por compartir tan hermoso articulo!, Nos servirá mucho a mi y a mi familia, pues tenemos un niño de 6 años con TDAH, y cada día es una lucha constante el tratar con él. Muchas gracias por compartirlo.

    0
  21. Un usuario dice:

    Tengo 44 años y estoy apunto de saber si tengo tdah.por cierto me llamo Javier y mi vida a sido simplemente un infierno.me a conmobido profunda mente tu relato hasta el punto de llorar.conozco muy bien por descracia el trasfondo de tu argumento.Yo sigo sufriendo el estigma del torpe tonto y sobre todo desastre.Ojalá me hubiese dado cuenta antes de lo que me pasaba vivido sólo.simplemente me parece esa ya tu historia.espero que sigas asi

    0
  22. Un usuario dice:

    Cualquier trastorno mental es difícil de entender porque no existen marcadores biológicos, si una persona tiene un trastorno bipolar, no nos empeñamos en buscar estos marcadores, sin embargo si tienes un trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, si lo buscamos. Creo que esta es una de las primeras incongruencias y errores en los que incurrimos.
    Tengo 35 años, soy TDA, mi paso por educación infantil fue un infierno, ya lo recuerdo así desde tan pequeñita.
    Supe que lo era, cuando diagnósticaron a mi hijo mayor, con el que revivo ese sufrimiento en una escuela que no es INCLUSIVA. Cada TDAH es un mundo, como cada ser humano, pero los que sufrimos una alta discapacidad a nivel académico lo pasamos muy mal. Sobre todo, porque en esto el ttm no es una solución. Con referencia a ello he de decir que cuando este funciona y la calidad de vida del afectado mejora es una alegría y ha de tratarse con la misma naturalidad con la que un operado de tiroides se toma una pastilla a diario. Sin embargo lo que se desconoce es que muchas veces, el fármaco no es suficiente o no surte efecto, o no es bien tolerado por el paciente. Por eso deberíamos entender el TDAH como Edu lo dice, porque no se soluciona o no en su totalidad con un fármaco ni con una terapia... Simplemente no se soluciona, y se trata de saber aceptar, que los demás acepten, que uno mismo se acepte, y deje de culpabilizarse por ser quien es y cómo es, el problema está fuera.
    Ningún profesor de Ed física manda correr los 100m a un alumno paralitico, pues, a mí no me pueden pedir ni evaluar bajo los mismos criterios que a los demás alumnos si mi procesamiento es muy lento y mi capacidad para memorizar a largo plazo es muy mala, aunque mi coeficiente intelectual sea normal o alto, ya que los procesos anteriores no van relacionados este coeficiente.
    En casa cualquier familiar acepta que este paralitico precisa ayuda para determinadas tareas. Nosotros también la necesitamos para recordar, para organizarnos y no estamos rodeados de gente que tiene la misma paciencia con nosotros que con un paralitico. No inspiramos esa ternura ni esa compasión y tampoco lo pretendemos, pero es muy INJUSTO que inspiremos todo lo contrario...
    Yo también pido JUSTICIA.. Ni más ni menos.. Pido TOLERANCIA, pido SENSIBILIZACIÓN, al igual que educamos a nuestros niños para que no se rían de un Síndrome de Down, eduquemosles para comprender la diversidad real, para que sean inteligentes emocionalmente, haremos una sociedad más fuerte y más productiva, donde cada uno tiene su lugar.
    Me entristece mucho todo esto, pero queda un largo camino... Y una lucha que quizá nunca tenga fin.
    Decir que sin ayuda y sin diagnóstico conseguí ir a la Universidad, tengo 3 hijos, y trabajo, me considero una persona normal, aunque lucho cada día con mis dificultades, y las de mi hijo, pero el camino hubiese sido mucho más fácil y menos doloroso.
    Ánimo Edu, no cambies!!!

    1
  23. Un usuario dice:

    me pasa lo mismo, acualmente tengo 15 años y me tratan como el bichito raro solo por tomar pastillas.

    0
  24. Un usuario dice:

    A mi me diagnosticaron tdah y dislexia tarde. Siempre he tenido muchos problemas para ponerme a estudiar, a mi me hubiese gustado y me hubiese venido muy bien esa ayuda. Siempre me he sentido frustrada como la gente de mi alrededor avanzaba y yo me quedaba atrás. Aun asi me las he arreglado como he podido, pero siempre pienso, más vale tarde que nunca. Mis padres les cuesta comprender lo que es eso ya que en sus tiempos no había nada de eso. Buen artículo, por una parte me he sentido identificada

    0
  25. Un usuario dice:

    Me sentí muy identificada con el relato, me llamó Elena y padezco tdah desde los cinco meses. En el tema de los profesores me sentí tan comprendida... Ellos me trataban de maleducada, desobediente, de mala niña, y lo siguen haciendo, la mayor parte de la primaria y secundaria (en la que aún sigo) me la pase y me la so en la calle, en el pasillo castigadas por "mal comportamiento" "poca atención" distracción " y no es justo así no aprendo y quiero estar en clase igual que mis compañeros y coger apuntes y preguntar, solo que una pequeña ayuda y una poco de más atención pero sin tratarme de tonta. Yo no tengo medicación, ni ayuda psicológica y eso empeora las cosas.
    Soy Elena, tengo 15 años y padezco Tdah y quiero que esto se reconozca.

    0
  26. Un usuario dice:

    Mi hijo thda tiene 15 ahora..y pasamos c mala epoca..suspende..se deprime cn frecuencia ..come a escondidas ..y tiene sobrepeso...y siente que no encaja..aunq hay varios chicos q le aprecian..luego estan los que .meten mierda..y no dejan que otros le llame..para salir..y esas cosas..se me va de lad manos y todoss sufrimos mucho.hasta me dijo que no sr suicida xq no ez capaz..que le gustaria no existir..y yo me muero como madre..ayuda.

    0

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.