Tdahytu | Entradas | TDAH y la vuelta al cole
Manejo del TDAH Profesionales en TDAH TDAH en el colegio

TDAH y la vuelta al cole

Una vez superado el confinamiento debido a la pandemia global de COVID19 y el verano, es el momento de la vuelta al cole. Sin embargo, si una palabra define a este retorno a las aulas, es: INCERTIDUMBRE.

El periodo sin clases presenciales ha supuesto un esfuerzo para las familias, docentes y los propios alumnos debido a la falta de experiencias previas en la enseñanza no presencial.  Ese esfuerzo ha sido aún mayor ante la presencia de un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) debido a los efectos de sus síntomas sobre el aprendizaje.

Cuando analizamos lo que ha ocurrido en estos últimos meses, en relación al alumnado con TDAH, se podría resumir de la siguiente manera:

  • Los niños con un TDAH y problemas de comportamiento en situación de comorbilidad (habitualmente TDAH combinado, con elementos de hiperactividad e impulsividad, comorbilidad con Trastorno del Espectro Autista o Trastorno de Conducta) empeoran y en ocasiones precisan ajuste farmacológico (incrementando dosis). En determinados casos han necesitado un certificado médico para poder interrumpir el confinamiento y pasear cerca del domicilio.
  • Los niños con TDAH en los que la sintomatología principal gira en torno al déficit en el rendimiento escolar como determinados perfiles de TDAH de predominio inatento o en comorbilidad con trastornos del aprendizaje, presentan mejoría o estabilidad en el plano emocional. Se debe a la eliminación del estrés que supone la falta de experiencia de éxito en la evaluación de su rendimiento (exámenes, resolución de problemas en la pizarra o lectura delante de sus compañeros, por ejemplo).
  • Los padres han asumido la ayuda domiciliaria en el estudio. Muchas veces sin tiempo ni formación pero con mucha voluntad. Esta labor “extra” ha añadido estrés a la situación ya de por sí delicada y ha hecho que en muchas familias la inestabilidad emocional y anímica de los padres sea mayor que la de los hijos. Posiblemente, quedará en la cultura popular como recuerdo del momento el chiste “viral” de dos madres que se encuentran y una le pregunta a la otra qué nota sacó en matemáticas.
  • Los docentes han realizado un gran esfuerzo en la organización y planificación de estrategias para mantener la enseñanza a distancia mediante métodos digitales. Además, en poco tiempo y en la mayoría de los casos sin experiencia previa ni pautas coordinadas.
  • La súbita irrupción de la enseñanza a distancia impide que se creen protocolos específicos para alumnado con necesidades específicas de aprendizaje. No se pudo establecer criterios de trabajo o evaluación diferenciados para los niños con dificultades académicas, en situación de adaptación curricular, inatención, etc. Además, ha existido un condicionante significativo. La brecha digital debida a la dificultad de muchas familias para acceder a la tecnología necesaria para las clases a distancia.
  • La suspensión de consultas en sanidad debido a la prioridad en la atención a patologías infecciosas y al confinamiento, ha disminuido las evaluaciones y seguimientos de pacientes con TDAH. Supone una dificultad añadida a un trastorno que es necesario diagnosticar y tratar de manera precoz, analizando periódicamente la sintomatología para realizar las modificaciones oportunas. No podemos olvidar que para los niños con TDAH, el tiempo es oro y el tratamiento precoz mejora significativamente el pronóstico.

El comienzo del curso 2020-2021 debe tener en cuenta muchos factores, algunos de los cuales tienen que ver con la experiencia del pasado confinamiento. Además de la lógica planificación para disminuir la brecha digital y tecnológica, y la organización del sistema educativo para funcionar a distancia si se establecen nuevos confinamientos generales o parciales, es necesario reflexionar sobre los siguientes aspectos:

  • Hay que establecer protocolos específicos de actuación destinados al alumnado con TDAH. Dichos protocolos deben entrar en funcionamiento cuando no se puedan desarrollar los ya existentes (que fueron creados para situaciones de “normalidad”) y estar incluidos en la propuesta de actuación psicopedagógica individualizada del alumno. Deben tener dos apartados fundamentales. El primero es cómo realizar la adaptación metodológica en los procedimientos de aprendizaje y evaluación dentro de los grupos burbuja de convivencia estable así como en situaciones de hipotético confinamiento (mediante recomendaciones a la familia). El segundo, cómo establecer las ayudas al aprendizaje y desarrollo cuando se detecten necesidades educativas especiales o adaptación curricular. Dentro de este segundo punto hay que señalar los profesionales que deben participar en el proceso, horarios, etc., pudiéndose establecer una segunda burbuja de convivencia estable con subgrupos de alumnos con necesidades similares si la situación epidemiológica lo permite.
  • Es posible que el escenario educativo de los próximos años conlleve periodos de confinamiento, suspensión de actividades de refuerzo educativo en academias, centros psicopedagógicos, etc., por lo que hay que preparar a las familias antes de que ocurra. Además de las propuestas psicopedagógicas individualizadas, ya comentadas en el punto anterior, es preciso planificar un curriculum formativo sobre el TDAH al que puedan acceder los padres para mejorar la metodología de estudio en casa. Y también un sistema de comunicación eficiente y estable entre los responsables psicopedagógicos del centro escolar y las familias para modificar, si es necesario, las recomendaciones y estrategias utilizadas. Evidentemente, los padres no van a sustituir la labor de un profesional de la educación, pero como se ha mencionado antes, el tiempo de los niños con TDAH es oro y hay que prever todos los escenarios posibles.
  • Coordinación colegio-salud mental: La información sobre el alumno con TDAH debe llegar a la unidad de salud mental en la que se realiza el seguimiento y la unidad de salud mental debe proporcionar información sobre el diagnóstico, tratamiento y evolución (con el oportuno consentimiento, claro está) al equipo educativo. Hay que diseñar la vía de comunicación, el procedimiento para establecer el contacto y las personas que lo realizan teniendo en cuenta todos los escenarios posibles.
  • Como conclusión final, a pesar de la incertidumbre que nos acompañará durante los próximos meses o, tal vez, próximos años, existen suficientes argumentos a favor de reestructurar los protocolos y acciones educativas destinadas a pacientes con TDAH en esta situación especial de pandemia mundial por COVID19.
  • Pedro Javier Rodríguez Hernández
  • Doctor en Medicina. Doctor en Psicología
  • Hospital de Día Infantil y Juvenil “Diego Matías Guigou y Costa”. Servicio de Psiquiatría. Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria. Tenerife

Te puede interesar

Consejos TDAH en el colegio

El colegio visto desde los ojos de un niño con TDAH: ¿cómo es?

Los niños pasan una gran parte del día en el colegio y el TDAH puede tener un gran impacto en las experiencias que vivan los niños en este entorno, sin que compañeros o profesores les entiendan.

Conocer el TDAH Profesionales en TDAH TDAH a lo largo de la vida

Bulos y falacias sobre las causas del TDAH

En este post vamos a centrarnos en un aspecto fundamental sobre el que surgen numerosas dudas en la consulta: la “etiología” del…

Manejo del TDAH Profesionales en TDAH TDAH en adolescentes TDAH en el día a día

TDAH y videojuegos. ¿Tendrá un problema? Parte 2

¿QUÉ PUEDES HACER? PAUTAS MÁS EFECTIVAS EN EL TDAH Y VIDEOJUEGOS Lo más importante: si toma tratamiento farmacológico, que trate de tomarlo…

tdahtytu-logo-v08072020